Una historia de hostigamiento sexual en la Universidad

Hola, soy Ximena Galicia. Tengo 24 años y estudio el quinto semestre de la carrera de Ciencias Políticas en la Universidad Iberoamericana, Ciudad de México.

Me considero una persona fuerte, enérgica y feliz; sin embargo, todo esto cambió en unos días. El acoso u hostigamiento sexual es una situación a la que a veces parecemos ajenos, pero no, siempre estamos expuestxs a este comportamiento machista. Esto te vuelve vulnerable, me hizo vulnerable frente a la persona que me violentó.

Por esto, no quiero que me juzgues, quiero que entiendas esta situación, que te puede suceder a ti, a tu familia, a tu madre, a tu hermana, a tu amiga, a tu novia o esposa. Con esto, no quiero desearte este terrible y amargo trago, quiero que seas consciente de esta problemática social y cultural, y que a través de este relato, no te quedes calladx, alza la voz.

Comienza la historia…

Mi promedio es de 9.3, lo que me hizo acreedora a una beca dentro de esta institución. Debido a mi beca, en segundo semestre de la carrera fui asignada al departamento de Ciencias Sociales y Políticas para hacer mi servicio de becaria. Ahí fue donde conocí a Moisés Ortíz Grimaldi, quien tenía un cargo administrativo dentro de esa área; asimismo, era adjunto de Enrique Gutiérrez, director de la carrera de Ciencias Políticas y Administración Pública. De esta manera, es quien Moisés me pidió, a través de un correo electrónico, mi número celular, pues sería el medio para asignarme el trabajo de becaria.

Tiempo después, en el mes de enero de 2015, cuando iniciaba tercer semestre, yo pasaba por un episodio de depresión generada anterior a esta situación, el cual ha sido tratado con un psiquiatra y una psicóloga.

Mi tratamiento psicológico comenzó al mismo tiempo de iniciar clases, donde tomaba la materia de Ciencia Política, impartida por el Doctor Enrique Gutiérrez, cuyo asistente era Moisés Ortíz. De este modo, en un día común y corriente, le envié un mensaje vía Whats App a Moisés, donde le solicitaba hablar con mi profesor Enrique. La razón era que no había terminado una tarea para ese mismo día, pues 24 horas antes había sido mi primera sesión psicológica, de la cual no me pude recuperar durante el día y la noche. Ante lo expuesto, el asistente me dijo que fuera al departamento de la carrera.

Cuando llegué sólo estaba Moisés. El director estaba ocupado. Me recibió y así fue como le conté de mi padecimiento psiquiátrico. Moisés me comentó que no había problema. Se mostró comprensible en sus palabras y enfatizó que lo más importante era mi salud. Ante ello mencionó que si necesitaba ayuda él estaría ahí, por lo cual me ofreció que entregara las tareas “poco a poco”. Por otro lado –agregó- no había problema por mi servicio de becaria.

Días después, en ese mismo mes de enero, no llevé mi tarea a la clase, sin embargo, había leído el texto que nos habían encargado. Entonces me sacaron del aula, como es la dinámica preestablecida. Después de esto, Moisés me envió un mensaje preguntándome qué había pasado. Le dije que sería la última vez que ocurría. Entonces me contestó que mejor me “ligara al asistente”, es decir, a él. Al leerlo mi reacción fue contestarle que debíamos hablar. Después de una semana lo visité en el departamento de Ciencias Sociales y Políticas y le aclaré que me incomodaba que se me insinuara, entonces me respondió que sólo era una broma, que él era mi amigo y sólo “cotorreaba”.

Semanas después, parecía que todo estaba más tranquilo, hasta que un día, a mediados de febrero, fui al departamento de la carrera y le pedí que me diera trabajo de servicio de becaria. Él inmediatamente contestó que mi trabajo sería coquetearle, al mismo tiempo que se reía. Al oír esta respuesta, le reiteré que hablaba seriamente. Volví a insistir que me dijera qué pendientes acabar, me ofrecí a acomodar folders y papeles, sin embargo, él insistía en que tenía que coquetearle. Posteriormente me solicitó que arreglara sus libros en orden alfabético y salió de su cubículo. Yo me quedé haciendo la tarea que me había asignado.

De repente sentí que alguien había tocado el gorro de mi sudadera, voltee y le comenté: “me asustaste”. Él respondió: “si así te pones si te agarro tu sudadera, cómo te pondrías si te agarro una nalga”.  Ante esto, hice caso omiso mientras él comentaba que calificaría negativamente mi servicio de becaria, puesto que no le estaba coqueteando. Después de esto le mencioné que iría a comer. Nunca volví a entrar ahí. Durante todo este tiempo, que fueron alrededor de 3 meses, Moisés me mandaba mensajes de texto, a los cuales respondía. Sinceramente me daba miedo ser tajante, pues Moisés estaba encargado de mi servicio de becaria y de las calificaciones en la materia de Ciencia Política. No sabía qué hacer, más que ser amigable.

 

En uno de esos mensajes que Moisés me envío, me pidió un abrazo porque se sentía triste, le respondí que sí se lo podía dar. Después me pidió un abrazo y un beso. Mi reacción fue inmediata: contesté tajantemente que el abrazo no lo negaba, pero que el beso se lo negaba. Ante esto, él replicó “negaré 2 décimas menos”. Ahí no supe qué hacer, qué decir. Me sentí impotente. Las bromas eran acosadoras y cada vez aumentaban más de tono.

 

Acudí con una profesora, después con mi coordinadora, Citlallin Ulloa. Esta última manifestó que Moisés era muy bromista, sin embargo, admitió que lo que me contestó era una amenaza; no fuerte, pero que lo era. Para ello, mi coordinadora me preguntó qué quería hacer, yo le contesté que no sabía porque tenía miedo.

 

Un par de días después fui con el Procurador de Derechos Universitarios,  que en ese entonces era José Luis Caballero, ahora Director de la carrera de Derecho. Levanté la denuncia dentro de la Universidad. El Procurador me dijo que investigaría, pues esas situaciones no podían suceder dentro de la UIA. Pasaron semanas, hasta que se cruzó semana santa; pasó otra semana más y me dieron la resolución del Procurador: no se pudo comprobar nada –aún cuando mandé la conversación de Moisés amenazándome con mis calificaciones-. La conclusión de la resolución fue existía un acercamiento no consensuado y que me pedirían una disculpa, y ésta fue por parte del Director de la carrera, Enrique Gutiérrez.

 

Tenía que seguir con mis clases de Ciencia Política. Moisés Grimaldi seguía dando la clase y asistía al Director de carrera, al Doctor Enrique. Al continuar teniendo clase con él, pasé más de un par de veces a la enfermería de la Universidad por crisis nerviosas, las cuales eran poducto de la violencia por la que estaba pasando. Por esto, le hice la petición a mi director de carrera de que Moisés dejara de estar presente en las clases, a lo cual se negó rotundamente afirmando que mis crisis nerviosas eran producto de la depresión por la cual estaba pasando y no tenían nada que ver con las acciones de Moisés.

Por dicha razón decidí a acudir con el rector, David Fernández Dávalos, pero me recibió su asistente de nombre Rogelio, el día 16 de abril. Le dije que la resolución me parecía que no me protegía y no se apegaba a los idearios humanistas, así como a los valores de la Universidad. Su respuesta fue desfavorable para mí. Me comentó que parecía que yo quería hacer lo que quería y que así no eran las cosas. Le pedí una cita con el Rector, la cual me negó. Insistí y me otorgaron solo 15 minutos para ver al Rector.

 

El 21 de abril de 2015 la cita con el Rector llegó, una vez más la respuesta de la máxima autoridad universitaria fue desfavorable para mí. Me contestó tajantemente que respaldaba al Procurador, y que no se podía hacer nada más. Con mi hermana, Fernanda Galicia, egresada de la misma universidad, junto con Mexiro A.C. y Sin Trata A.C., propusimos una campaña para denunciar el acoso sexual dentro de la Universidad y jamás tomaron cartas en el asunto.

 

Hasta el día de hoy, las cosas siguen como si no hubiera pasado nada. Alguna parte de la comunidad universitaria utilizó mi enfermedad psiquiátrica para cuestionar lo sucedido. En el departamento de Ciencias Sociales ya no me saludan como antes. José Luis Caballero no responde a mi saludo.

Al agotar todas las instancias de la Universidad, y ver que éstas no respondían adecuadamente por carecer de protocolos contra el acoso y hostigamiento sexual en la Universidad, me vi en la necesidad de proceder legalmente en contra de Moisés Feliciano Ortiz Grimaldi en la Fiscalía Central de Investigación para la Atención de Delitos Sexuales de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal.

Actualmente estoy en el procedimiento legal, por el deseo de justicia en mi caso y de quienes han vivido violencia sexual de género.

Quiero aclarar que éstos hechos emprendidos, son con el fin de que la Universidad Iberoamericana rectifique y de esta manera aliente a la comunidad universitaria a denunciar todo caso de violencia.

Además reitero mi apoyo a mi alma máter y a todas las Universidades del país para erradicar este problema, porque un mundo mejor inicia desde nuestras aulas.

 

“La verdad nos hará libres”

#NoEsNo

 

 

 

Anuncios

129 comentarios en “Una historia de hostigamiento sexual en la Universidad”

  1. Úchalas! yo conozco al sujeto en cuestión y de verdad dudo que efectivamente fuera a afectar tu evaluación por no corresponderle, Xime, pero es triste ver que su machismo le hizo pensar que era normal y gracioso bromear con eso. La entiendo y me apena que esto suceda con tanta naturalidad en este país, y no tienes que ser una mujer con un trastorno psicológico para que te afecte emocionalmente en tu día a día. Es muy pesado para nosotras ir diario a trabajar o a estudiar con reticencia porque sabemos que alguno o algunos van a acosarnos. Qué triste es no poder empezar el día con optimismo y ganas de dar nuestro mejor esfuerzo porque desde que vas en camino al trabajo o escuela ya vas preguntándote qué comentario incómodo te hará hoy esa persona o si incluso intentará tocarte o algo peor. Qué increíble se me hace que, por temor a la represalia, no podamos quejarnos y negarnos tajantemente sino que tengamos que buscar la forma más sutil y menos comprometedora para decir “NO” sin que el sujeto en cuestión se enoje para que no nos perjudique. Qué astucia la nuestra cuando incluso encontramos el modo de hacerlo con humor para que el otro se ría y nos deje en paz, al menos un día más, aún cuando por dentro tú no te estás riendo ni te estás divirtiendo, sino que fue el mejor modo que encontraste de negarte porque, al parecer, solamente decir “NO”, no basta. No sé si en algún momento las autoridades te harán caso o si te favorezcan en alguna instancia porque esto no lo consideran “grave”, pero debes estar segura de que, gracias a tu denuncia en internet, nos vamos concientizando más, como sociedad, sobre el acoso sexual que se vive a diario y motiva a otras personas a contar sus experiencias.

    Le gusta a 1 persona

  2. Hay muchas cosas dolorosas en este artículo. Duele que una institución de excelencia haga caso omiso. Duele el prejuicio y la impotencia.

    El hostigamiento y acoso sexual es delito; no es un juego y una disculpa no es lo que necesitas. Si la UIA no decide actuar espero que se se pueda hacer justicia por la vía legal.

    No nos conocemos, aunque esto sea solo un comentario de un desconocido cuentas con mi apoyo.

    Saludos.

    Le gusta a 1 persona

  3. Sinceramente esos tipos asquerosos a veces lo que necesitan es que un hombre de verdad les de un susto B) y si quiere tomar represalias, un susto mas grande jajaja saludos yo con gusto iria a pegarle XD

    Me gusta

  4. Saludos, no te conozco pero estoy seguro que no desearía que a nadie de mi familia sufriera lo que tu has sufrido, más allá del seguimiento de las autoridades y de la falta de protocolos en la universidad al final del día hay una persona que fue violentada y que las personas responsables de la regulación pareciera no han tomado en serio tu denuncia. Ojalá esta historia alcance las esferas más altas de los noticiarios para que se preocupe el agresor y quienes lo incubren. Te deseo lo mejor y animo!

    Le gusta a 1 persona

  5. Inaceptable que una Universidad tenga tolerancia para el acoso. La falta de entendimiento y empatía de parte de una Universidad que esta por definición “comprometida” con la enseñanza de educación “superior” es lamentable . Espero que esto sea una llamada de atención para las Universidades en general y que tu voz sirva de ejemplo a todas las personas que padezcan este tipo de conductas y las motive levantar la voz tan alto como sea necesario.

    Le gusta a 1 persona

  6. Te parecerá irreal lo que te voy a decir. Entra a la página que te voy a dar y dale una estudiada, en serio.

    http://www.cchr.mx
    (español)

    http://www.cchr.org
    (inglés)

    Eventualmente tus psicológos y psiquiatras te van a comenzar a recetar antidepresivos (si no es que ya lo hicieron). La mayoría de estas drogas psicotrópicas son tan fuertes como la cocaína o la heroína. Si no terminas con un paro cardíaco por los efectos de estos fármacos, terminas intentando suicidarte (dime si no te ha pasado por la cabeza). Es uno de sus efectos secundarios, incrementa la depresión y comienzan los pensamientos suicidas. Sigue en el proceso legal con ese imbécil y de verdad espero que lo ganes y lo saquen de ahí y de cualquier universidad. Pero me preocupa tu salud. Por favor, no pierdes nada con entrar a esa página e informarte. Ya me tocó perder a dos amigos por suicidio después de tratamientos para la depresión. Las “enfermedades” mentales son un invento, un pretexto para el negocio multibillonario de los fármacos. Por favor visita el sitio y de todo corazón espero que ganes ese juicio.

    Me gusta

    1. Perdon pero creo que estas en un pequeño (o gran error) David, efectivamente uno de los mayores retos para salir de la depresión es lidiar con la negativa de tomar medicamentos. Soy una mujer de 52 años y he tenido esta enfermedad desde que era casi tan joven o mas que Ximena, no me trate hasta apenas unos 5 años creyendo que sola iba a poder, que yo misma no tenia motivos para estar asi, que se me iba a pasar y te aseguro que mi vida fue de mal en peor hasta que comencé con mi tratamiento.

      No, no son drogas psicotrópicas, por lo regular prescriben fármacos llamados inhibidores selectivos de la recaptura de serotonina, en su mayoria afectan químicos en el cerebro que pueden estar desequilibrados en las personas con depresión, pánico o ansiedad, o síntomas obsesivos o compulsivos.

      Lo de los pensamientos suicidas, pueda ser que en algunos casos se incrementen en las primeras semanas del tratamiento, de ahi que es muy importante hablar con el medico para que siga el caso, verifique las dosis y busque las mejores alternativas para el paciente, además del apoyo con terapia psicologica que tambien puede ser de gran ayuda.

      Lo terrible del caso es que nadie se da cuenta de que uno carga con esa enfermedad. de hecho mucha gente afirma que los enfermos depresivos “lo usan de pretexto” , otros hacen comentarios como: “ni se le nota, es una dramática” “de todo llora” etc., etc.

      Pues bien, la situación que se ha suscitado en este caso le afecta si es que no esta tomando medicamento y podría seriamente desencadenar un episodio depresivo que la haga desfallecer en el intento de terminar con este incidente, tirarse al olvido de ella misma o en el extremo incluso intento de suicidio y lo peor de los casos lograr quitarse la vida.

      Así que Ximena, sigue adelante con tu lucha,porque pero absolutamente nadie debería aprovecharse por creer que tiene posición de “poder”

      Me gusta

  7. Hola Ximena, soy de la IBERO de puebla, igual estudio Ciencias Políticas y es admirable tu coraje y real espíritu ignaciano por querer cambiar las cosas para bien, en especial el erradicar la violencia sexual dentro de las aulas, te deseo lo mejor y no te rindas, sigue adelante, personas como tu al querer enfrentar las repugnancias de la sociedad necesitamos para enraizar verdaderos cambios sociales a partir de lo que atenta en nuestro al rededor. Desde aquí de alguna u otra forma buscaremos apoyarte, lo mejor para ti y tu familia, espero que pueda haber una resolución favorable en favor tuyo…. Saludos colega!!!

    Le gusta a 1 persona

  8. Te felicito por tu valentía Ximena. Esto que te sucedió pasa en todos los ámbitos y a todos niveles en nuestro país. Personas como tú harán el cambio en los que ya nos tiene hartos de tantas violaciones y atropellos. No pares, apóyate en todas las instancias necesarias para obtener la respuesta que te mereces.

    Le gusta a 1 persona

  9. Hola Ximena, acabo de ir a una exposicion de Mónica Meller en el MUAC ella estaba ahí, por lo que, mi hijo que fue el que me invitó, comentó que existe congruencia en su hacer, ella es una artista activista feminista, por años y al salir de la exposición, te preguntan si alguna vez has recibido un acto de acoso en tu vida, tal vez si te acercas dado que hay en la exposición una dinámica, puedas encontrar apoyo de ella, dada su militancia y su experiencia así como por ser una persona pública, te deseo suerte ante tu valentía. Lo comparto para evidenciar a éste sujetó, las redes son poderosas. Esperemos que las mujeres dejemos de hablar de nuestros gritos y hablemos de nuestros silencios y este país que está en pañales ante la igualdad y legalidad, logre darte lo que por derecho te corresponde un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  10. Ximena! Por gente como tu que se levanta y habla la vida da resultados y si seguimos así algún día podremos terminar con estas atrocidades! No hay peor delito que quedarte callada! Mis respetos y te deseo lo mejor y sobre todo igual como alumna de la misma universidad! Cuentas con mi apoyo! Saludos y buena suerte! Que se haga justicia!

    Le gusta a 1 persona

  11. Hola Ximena, mi nombre es Sofía Vivar. Tengo 21 años y estudio Derecho en la IBERO de Puebla. Me gustaría ponerme en contacto contigo. Yo pasé por algo similar; no llegó a mayores puesto que la persona en cuestión se detuvo con la primera llamada de atención que le hice. Aun así me gustaría profundizar en el tema del protocolo de hostigamiento y abuso sexual en la universidad. Te dejo mi mail, ojalá podamos platicar. Tienes mi apoyo en lo que necesites.
    Nb_h10@hotmail.com

    Le gusta a 1 persona

  12. El acoso sexual puede ser frenado de dos maneras grita como loca como que quieres agarrar una nalga y ponte histeria creeme ese tipo de personas son cobardes o si ya sabes cómo es la cosa compraté un reloj con cámara o unos lentes donde puedas grabar el acoso y quemalo subelo a face a youtube a todos lados no debe existir el acoso pero ay herramientas que te ayudan a defenderte ay que pensar como el acosador para poder ganar.

    Me gusta

  13. Debes hacer una queja internacional en Change.org, de ser posible con la foto del sujeto. También debes poner volantes con las fotos del tipo en TODAS LAS UNIVERSIDADES DE LA CIUDAD. Que se entere todo el mundo de su abuso-

    Me gusta

  14. No tengo el gusto de conocerte, pero a grandes males grandes remedios, practica defensa personal y defiéndete, te parecerá algo muy burdo pero así son las cosas en México en estos tiempos, no le des el poder de lastimarte a otras personas, hay algunos tipos que abusan de la vulnerabilidad de la mujer, pero como hombre te digo que cuando uno se topa con una mujer CABRONA sale corriendo con la cola entre las patas, así que no seas la mujer frágil y temerosa que el piensa que eres!!!!
    Saludos y espero que resuelvas esta situación..
    PD tengo una hija de 14 años así que se de lo que te hablo…

    Me gusta

  15. Hola Cine por medio de este escrito te hago llegar Mi respeto y admiración de LUCHAR y enfrentar lo necesario para el respeto que merecemos TODOS los seres humanos…!!! Yo estudié en La Ibero y nos profesan y muchas veces se viven los valores humanistas de la institucion…así que estas siendo coherente con lo que se tiene que vivir estando en esta Universisdad y en cualquier entorno. GRACIAS POR COMPARTIR y espero de corazón que esto sea aclarado y fallado a tu favor.

    Le gusta a 1 persona

  16. Ximena, intenté poner un comentario antes pero no sé si me dejó. Soy estudiante de la maestría de filosofía en la ibero. Me gustaría saber más del caso para apoyarte, nos podemos ver en la ibero si quieres. La comunidad estudiantil debe apoyarte y no dejar que pase de nuevo.

    Le gusta a 1 persona

  17. Estimada Ximena: Tu relato me ha puesto a pensar muchas cosas; quienes somos padres tenemos el deber inexorable de educar a nuestros hijos, entre otras cosas, en el sentido de convencerlos de que nadie tiene derecho de faltarle al respeto a otro ser humano. Uno de los principales problemas que vivimos emerge a partir de la cultura mal enfocada que tenemos en nuestra sociedad. El aprovechar el poder para conseguir algo que no te pertenece es un acto deleznable. Estoy convencido de que si una persona le gusta otra, lo pertinente es conquistarla -desde el punto de vista amoroso- o en todo caso, plantearle la situación que éste desea, en el entendido de que solo la aquiescencia es lo que debe prevalecer en una situación así. El forzar a otro ser humano es un acto reprochable e innecesario, dado que debemos aprender a respetar las decisiones de los demás, como tú lo precisas si la respuesta es no, se acaba y es no ¿te puedo preguntar algo? ¿Por qué no hablaste de inmediato de esta incómoda situación a tus padres? Me ha dejado perplejo el hecho de pensar que algo de esto le pudiera pasar a mi hija o a mi hijo y no me lo dijeran. Sé que por tu edad pensarías que debes defenderte sola, pero si no te fue posible, por la razón que sea, el primer apoyo que debería buscarse es en los progenitores. Un servidor hubiera ido a hablar con ese sujeto para ponerle en claro que mi hija nada quería con él y que se abstuviera de continuar con su conducta, me preocupa el miedo que sentiste y sientes, comprendo que el conservar la beca y aligerar la situación económica a tu familia es de especial importancia, pero la dignidad no tiene costo, claro desde mi humilde óptica, tal vez estoy en un error y por eso te expreso mi sentir, como te lo he dicho, soy padre de dos hijos y deseo que ellos siempre sepan que cuentan conmigo para apoyarlos en las buenas, pero sobre todo en las malas. Te auguro una mejor vida y, hago votos porque a la mayor brevedad posible esto se acabe, te mando un fuerte abrazo y mi solidaridad incondicional.

    Me gusta

  18. Felicidades por no quedarte callada, la gente debe saber de lo que es capas ese sujeto que abusano de su puesto se de el lujo de acosar a las becarias. Y que su mente sucia no les da a entender que #noesno Compartiré con gusto tu historia . Y que corran a ese tipo pero ya!

    Le gusta a 1 persona

  19. Querida Ximena,

    Lo primero que quiero decir es que te felicito por tu valentía al denunciar a esos buitres como Enrique y demás. Yo, por ejemplo, no tuve el valor de denunciar el acoso laboral que viví en el Departamento de Ciencias Sociales y Políticas de la Universidad Iberoamericana, Ciudad de México. No sabes la alegría que me da leer tu noticia de denuncia… Eres mi fuerza para continuar la vida… ¡¿Será que alguien por fin le pondrá límites a esa gente?! … ¡¡Ojalá llegue el día y lo veamos!! … ¡¡¡si es que estamos de buenas!!!

    Además de lo que han expresado las compañeras sobre el acoso sutil que sufrimos las mujeres por parte de autoridades y compañeros de estudio o de trabajo; es aún más repugnante que las autoridades quienes te “deberían” proteger no hagan nada. Y no sólo no hacen nada, si no que además, ponen en tela de juicio a la víctima y no al victimario. Pero además, por tus dolores privados, te re-victimizan.

    Es decir, además de -primero- ser violentada, luego ignorada y después re-victimizada por los dolores propios de tu ser… las personas que podrían haberte ayudado como Citlallin Ulloa “experta” del departamento en estudios de género -por lo que interpreto en tu relato- no hizo nada. Pero bueno, es que la teoría, la práctica, el poder y la comida no siempre van de la mano (o ¿qué podría decir Citlallin? ¿que primaba su comida y su recién ingreso a la universidad antes que tu dolor? ¡¡está bien!! ¡¡valeeee!! ¿o qué podría decir Enrique Gutiérrez (Corrijo: Director del Departamento de Ciencias Sociales y Políticas de la Universidad Ibero, Ciudad de México)? ¿que primaba su poder de mantener a Moisés “dictando clases” antes de re-plantear su preferencia y defensa al -ahora- acosador? … ¿o qué podía decir el rector y la procuraduría? ¿que primaba la “institucionalidad” antes que una “niñita que quiere hacer lo que le parece”?).

    ¿¿¿”La verdad os hará libres”??? ¿para qué? … ¿para que cuando la digas seas tildada de qué? ¿de algún adjetivo negativo históricamente utilizado para deslegitimar a la mujer tales como: loca, histérica, … ? … ¿quién vigila a los vigilantes? …

    Pero Ximena, la lucha en ese departamento es, debe o debería ser larga… porque… ¿Enrique Gutiérrez seguirá protegiendo a Moisés? ¿o, ya por esto ser tan público, no lo hará? pero luego… ¿Helena Varela protejerá a Enrique Gutiérrez como lo ha hecho en el pasado? y si Enrique Gutiérrez continúa en el lugar que ocupa ¿a quién protegerá luego? ¿a sus amigos René Torres-Ruiz? ¿a Oscar Martínez? ¿a Juan Pablo Vásquez? o ahora ¿cómo harán sus alianzas?

    Ya fuera por acoso sexual, o acoso laboral o lo que fuera… el Departamento de Ciencias Sociales y Políticas de la Universidad Iberoamricana, Ciudad de México iba al fracaso… eso es claro… sus prácticas eran sólo una bomba lista a estallar…

    Le gusta a 1 persona

      1. Hola Ximena, siento mucha impotencia al leer tu caso. Me molesta el machismo que se deja ver claramente en el tipo al que se le ocurrió vulnerarte de esa menera y en la evasiva y negativa de las personas que se supone deberían atender tu caso y dar una solución favorable pues aunque hubiese sido una broma por parte del tipo creo que definitivamente estaba fuera de lugar.
        Me molesta especialmente el hecho de que hayan intentado aprovecharse de la situación que vives por tu depresión y el hecho de que te estés medicando. No sé exactamente de qué manera apoyarte porque ni siquiera nos conocemos pero me llamó mucho la atención tu caso.
        Admiro tu valentía para alzar la voz y no dejar que esa gente se aproveche de su posición y por difundir esto que como dices nos puede pasar a todos.
        Saludos y mucha fuerza.

        Le gusta a 1 persona

  20. ¡Hola Ximena!, una pena lo que te está pasando, además de apoyarte desde este espacio, quiero comentarte que fui testigo de un asunto similar al tuyo, pero en el ámbito deportivo, y los resultados para mi amiga, fueron ni más ni menos que la bloquearon de todas las maneras, incluido por supuesto el ataque psicológico. Creo que sería sano, escuchar su testimonio, y se pudieran comunicar. Si te interesa dime a donde te puedo envías su número de teléfono y generales. Suerte Ximena

    Le gusta a 1 persona

  21. ¡Hola Ximena!, es una pena por lo que está pasando, te expreso mi apoyo y solidaridad; además, conocí un caso similar al tuyo, pero en el ámbito deportivo, y desafortunadamente para mi amiga las cosas no salieron bien y sus sueños fueron truncados, precisamente por la guerra psicológica que le hicieron a raíz del acoso sexual del cual fue objeto, provocando que perdiera su pase a los Juegos Olímpicos. Creo que seria prudente, en caso de que así lo creas pertinente, que la puedas contactar para intercambiar puntos de vistas y experiencias comunes. En caso que lo consideres oportuno, dime donde te puedo enviar sus generales.

    Me gusta

  22. Yo odio a la Ibero. Cuando entre a esta universidad, tuve muchos problemas personales y al igual que tu desencadenaron en problemas psicológicos y ataques de ansiedad. Quienes sufren de estado trabstornos saben hasta que grado afectan tu vida diaria. No logre obtener el promedio de calidad, sin embargo, tampoco se alejaba tanto del mismo; un punto de diferencia. Yo en algunas ocaciones me acerque al departamento de psicología y nunca me pudieron ayudar, por que según ellos estaba saturado. Sin embargo al momento de tramitar mi indulto platique con la persona encargada de entrevistarte y le platique absolutamente todos mis problemas y que ya me estaba atendiendo para mejorar mi vida personas y estudiantil, que les pedía una oportunidad por que me sentía capaz y que además durante toda mi vida estudiantil siempre había obtenido buenas calificaciones. Al final nunca me escucharon y me corrieron.
    Llegue a la conclusión de que es una universidad que navega como “humana” y ese concepto les queda bastante grande.
    Durante el tiempo que estudié en esa Universidad, también vi una cuestión como la tuya. Llevé clases de Derecho con Lomelí, a quien le gustaba ver a las niñas de una manera acosadora y literal “comérselas” con la mirada. Una niña si se llego a quejar pero tampoco le hicieron caso.

    Me gusta

  23. Lo que me preocupe es que esto ya se volvió institucional
    Cuando las autoridades tienen pruebas y protegen al agresor ayudan a que el acoso siga, no me importa su grado de estudios ni título administrativo, un acosador es un acosador y el que lo protege es su cómplice.

    Cuando un hombre es poderoso las personas pueden llegar a perdonar sus faltas o incluso ignorarlas. Esto no debe ser así, espero que tenga un castigo porque de otra manera siempre bastará con tener un título para hacerle daño a otros y salirse con la suya

    Le gusta a 1 persona

  24. Ximena, muchas gracias por tu valentía y fuerza para denunciar y visibilizar esta situación por la que muchas hemos pasado. ¿Cómo me puedo poner en contacto contigo para una entrevista?

    Me gusta

  25. Ximena, lamento muchísimo la situación de tanta agresión de falta de respeto y encima de todo de desinterés de parte de las autoridades de la universidad. Te felicito por tu valentía y estamos en oración para que tu y personas que han padecido acoso sexual y violencia sean escuchadas y atendidas, y que ningún agresor se agenda jamás a faltar al respeto a la dignidad de la mujer. Soy egresada de la Universidad y desgraciadamente soy testigo de un detrimento notable el los valores y comportamiento de muchos de sus integrantes, especialmente de los administradores. La dignidad humana de la que el papa San Pablo II habló con tanta profundidad y urgencia basándose en la tradición de la Historia de la Revelación y de la Iglesia es algo que el rector Fernández Dávalos S.J. sistemáticamente niega. Las negligencias cometidas a todos los niveles por quien debería estar mas interesado en atender casos como el tuyo, prevenir otros y guiar a la comunidad son notables y pronto serán revisadas por un grupo católico de difusión internacional. El rector tiene un serio interés en brillar por casos abstractos, no por haberse responsable de situaciones reales. Estoy contigo en oración y seguiremos al tanto. Que Dios te siga dando fuerza para seguir en este proceso, sea tu escudo y te proteja de estos seres tan repugnantes.

    Le gusta a 1 persona

    1. Estimada Isabel,

      Agradezco mucho tus palabras y en efecto tenemos muchas cosas que hacer porque nuestro entorno cambie y más en nuestros espacios universitarios.

      Te mando un abrazo grande y cualquier cosa que necesites, estoy a tus órdenes.

      Saludos,
      Ximena Galicia

      Me gusta

  26. Querida Ximena:

    No te conozco pero quiero darte las gracias por tu valentía y por no callarte. Gracias por atreverte a luchar por la justicia. La UIA tiene la oportunidad de sentar un precedente positivo en materia de acoso sexual. Ojalá no lo desaprovechen y no minimicen este ni ningún otro caso de acoso.

    Un abrazo fuerte.

    Le gusta a 1 persona

    1. Estimada Mariana,

      Gracias a ti por leer mi blog y por tu empatía. Al igual que tú, muchos esperamos que la Ibero tome este caso como una ventana de oportunidad para mejorar el entorno universitario en temas de género.

      Abrazos de regreso,
      Ximena Galicia

      Me gusta

  27. Hola Ximena, ojalá pudiéramos platicar más al respecto. He sufrido acoso en esa institución y sé que es algo que sucede, se denuncia y nadie hace nada. ¿En dónde te puedo contactar?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s